¿Cómo funciona?

El factoring es una alternativa de financiamiento que permite a personas naturales con giro o empresas obtener liquidez inmediata. Esto se realiza a partir de la cesión de sus cuentas por cobrar (facturas, cheques, letras, etc.), convirtiéndolas así en efectivo.

1
CLIENTE EMITE FACTURA
El cliente, quien ya identificamos previamente, emite una factura o recibe un pago de un cheque o una letra de su cliente (deudor) debido a sus servicios realizados.
2
DEUDOR INDICA CLIENTE QUE PAGARÁ A PLAZO
El deudor le indica al cliente que le pagará a plazo, es decir a más de 30 días por lo que el cliente decide buscar una manera de financiamiento para cubrir el plazo en el cual no se le pagará por el trabajo realizado. De esta manera decide factorizar.
3
CLIENTE CEDE SUS CUENTAS POR COBRAR
El cliente cede sus cuentas por cobrar a Servicios Financieros Progreso (Progreso) para que se le anticipe fondos por un porcentaje de los documentos cedidos.
4
PROGRESO NOTIFICA AL DEUDOR
Progreso notificará al Deudor que el documento fue cedido y que ahora el pago lo deberá realizar a Progreso. A su vez, el deudor deberá confirmar que los servicios realizados por el cliente fueron aceptados y realizados correctamente.
5
PROGRESO GESTIONA COBRANZA
Una vez que se acerque el vencimiento de las cuentas por cobrar, Progreso gestionará la cobranza de los documentos cedidos.
6
PROGRESO DEVUELVE EXCEDENTES RETENIDOS
Si la cobranza fue realizada exitosamente y sin morosidades, entonces Progreso devolverá los excedentes previamente retenidos a su cliente.